Evitar errores a la hora de invertir

Rentabilidad

Evitar errores a la hora de invertir

No hay rentabilidad atractiva sin asumir riesgos. Es lo que todo inversor debería tener claro antes de comenzar su aventura y de lanzarse a lo que cree que son gangas. Ya sea al invertir en bolsa, al contratar un depósito, pagarés, bonos o cualquier otro producto, primero hay que investigar y responder a muchas preguntas. Sin embargo, quienes persiguen el oro muchas veces comenten errores que son fácilmente evitables si seguimos unas pautas.

Establecer un plan. Esto ayuda a que las decisiones estén fundamentadas en un objetivo. Debes establecer una rentabilidad objetiva que se puede calcular de la siguiente manera: a lo que quieres le tienes que quitar lo que tienes (por salario y ahorrado) y lo que esperas tener (por salario). La diferencia es lo que debes buscar para tu inversión.

No sobrevalores la rentabilidad. La ansiedad por invertir rápido los fondos es el primer y más importante error. Se necesita tiempo para estructurar el proceso de inversión. Una vez determinado hay que invertir poco a poco, con espacios de tiempo regulares entre cada inversión. Un buen consejo es no fiarse de los cantos de sirena. Si te ofrecen un producto con una rentabilidad muy alta, pregúntate qué hay detrás, quién es el gestor y cuáles son los riesgos.

Atiende a los costes. Las comisiones de compra y venta de valores y las tasas de los fondos pueden restar atractivo a una inversión que, a priori, parece interesante. Las rentabilidades obtenidas por los inversores particulares incluso pueden llegar a desaparecer por las comisiones que tienen que pagar, así que analiza primera cuánto te va a costar invertir.

No ignores los riesgos imprevistos. Es frecuente que las carteras de inversión estén sobreexpuestas a algunos factores de riesgo que no se previeron debidamente. Para ello es necesario que diversifique repartiendo el riesgo por países, por sectores y por activos. No es suficiente con que tengas el dinero repartido en Santander, BBVA, Popular e Iberdrola, por ejemplo. Si en una cartera todo sube o baja a la vez es un síntoma de que no está diversificando correctamente.

Evita las modas. Seguir las modas bursátiles suele suponer un aumento de los costes porque al llegar tarde, las acciones serán más caras y es posible que te quedes atrapado en inversiones que no vuelvan a recuperarse. Pasó con las punto.com en el año 2000, años más tarde con las inmobiliarias y después con las compañías de energías renovables.

Reconoce las pérdidas y vende. Antes de iniciar cualquier inversión es necesario establecer un límite de pérdidas a partir del cual debes desprenderte de la inversión y destinar el dinero a otras más rentables.

No sobrevalores tus habilidades de inversión. No permitas que tus emociones te nublen el juicio e impidan tomar decisiones racionales e imparciales. El exceso de confianza nos puede llevar a asumir excesivos riesgos en las inversiones, por eso es fundamental que te bases en datos y en el análisis imparcial para tomar las decisiones adecuadas para  tu futuro financiero.

bsi

No hay comentarios

Comentar